Por: Juan Carlos Cuya Velarde

Por: Juan Carlos Cuya Velarde
muchas historias entretejidas...olvidadas...perdidas

Tras el silencioso recorrido del capullina...se van tejiendo y contando historias en secreto pecado.

Por: Juan Carlos Cuya Velarde


jueves, 24 de junio de 2010

Cuando el amor acaba (...) a ritmo de un buen tambor.


Aquella nostálgica melodía de los andes va sonando, mientras allá,  a lo lejos -en  mi mente- trato de plasmar lo que aquel ignorado musculo cardíaco antes llamado corazón,  siente y pretende gritar al mundo. Aquel del que vino todo el amor y penas que hoy inundan con su aroma agrio lo que antes se pudo llamar "vida".


Entonces esa melodía  nostálgica  va recorriendo lentamente los vasos vacíos del recuerdo y junto a el, va llegando el aroma del frió amanecer andino. Mientras tanto las quenas  y zampoñas avanzan exhalando aquel ritmo cruel ahora y antes tan bueno. Mientras tanto voy pensando en todo aquello, en lo que vendrá y en lo que viviré. 

Aquellas notas que nada cantan y solo susurran un vació  silencioso,  marcan el empezar de esta entrada. 


Poco a poco va llegando la canción de Savia Andina y trae entre sus letras aquellas que tanto hieren (...) ¿por qué estas triste, dime por qué?, veo tus ojos pena y dolor. (...)¿Que negras nubes te hacen sufrir? siento llover en tu corazón (...)  y comprendo la magia de los andes, aquella que dio vida a tan hermosa letra y sobre todo a tan triste historia. 

       El trinar del charango me conmueve dulcemente y entiendo que ha llegado la hora de partir. De decirte adiós, para siempre Walicha. Gracias por hacerme conocer la majestuosidad de los andes y el amor que nace entre nevados. Sé que sin ti, no lo hubiera podido hacer. Sé que sin ti, esta sangre inca que llevo dentro no hubiera florecido, ni tan siquiera una flor, en el jardín de mis lamentos. Me enseñaste tu imperio y lo pusiste a mis pies, vimos cada luz de Cusco, con la ilusión de tener pronto una propia. 

(...) Se que en la vida hay que luchar y siendo pobres con una cruz (...) He dejado los andes por no verte, pero sé que ahí estarán, esperándome por siempre. Conocí la paz a tu lado y también al majestuoso illumani. (...) pero no llores, me harás llorar (...)

(...) A que has venido, quien te ha llamado verbenita (...) cuando te dije que no, que no (...). Las quenas y zampoñas van tocando quizás la última tonada de este amor y la fiesta de los dioses va empezando. Hoy es día del Cusco y también del Dios INTI y de seguro las princesas incas saldrán de fiesta. Mientras Apuyaya Cristo junto a Collana Maria van acompañando el camino de este mitimae. Que melancólicamente dirige su rumbo a otras tierras; llevando consigo la paz de los andes.


Baila walichita, baila para mi, aunque no lo sepas.

(...)tara ta tata, tara ta  tata tatá (...) así comienza la melodía de la despedida, mientras los tambores, van señalando el avanzar de mis pasos, voy cantando en sig sag aquella melodía que va diciendo: Adiós (…) adiós andes queridos (...) laralalalai laralalaia me voy llendo por otros  rumbos (...) laralalalai laralalaia (...) me voy yendo de tu vida (...) tara ta tatata  (...) por que acá, el amor acaba (...)

Aquella Canción, va guiando mi camino y me es extraño pensar como ahora aquellas melodías nostálgicas me invitan a partir. La música de los andes me fortalecen en esta despedida, que ya no solo es tuya, sino que ahora es mía. La oración del mitayo voy silbando en mi mente, mientras el viento helado recorre por ultima vez mi cuerpo; trae en sus charangos la buena nueva de los aymaras Takanos.

Vientos y lagrimas cruzaron por mi vida y no me arrepiento de lo vivido, de lo aprendido y sobre todo, de lo soñado. Ya vamos avanzando, y ahora soy yo quien te dice adiós, quien te pide que no regreses. Ahora soy yo, quien dirige los compases de este huayno, aquel que entre tristes notas, va narrando la historia de un amor, que termino y que dio paso a paso al camino del adiós.

(..) Poco a poco me has querido (...) poco a poco me has amado (...) y al final yo me he marchado Walichita de mi amor. Ya los pasos comenzaron el zapateo aprendido, en  noches de huayno cusqueño y la fiebre de los Apus me van guiando a otro ritmo y es que ya la fiesta va a comenzar. Así que será mejor que aliste mi mejor poncho de colores,  que señores esta noche hay que jaranear al ritmo de un buen tambor y con una chichita para el amor (…)



El fenix


No te rindas, aún estás a tiempo de abrazar la vida y comenzar de nuevo, aceptar tu sombra, liberar el lastre y retomar el vuelo.

No te rindas, que la vida es eso, continuar el viaje, perseguir tus sueños, abrir las esclusas, destrabar el tiempo, correr los escombros y destapar el cielo.

No te rindas, por favor, no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se ponga y se acalle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tu seno.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo, porque lo has querido y porque yo te quiero, porque existe el vino y el amor es cierto, porque no hay herida que no cure el tiempo.

Abrir las puertas, quitar los cerrojos, bajar el puente y cruzar el foso, abandonar las murallas que te protegieron, volver a la vida y aceptar el reto.

Recuperar la risa, ensayar un canto, bajar la guardia y extender las manos, desplegar las alas e intentar de nuevo, celebrar la vida, remontar los cielos.

No te rindas, por favor, AMIGO , no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se ponga y se acalle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tu seno.

Porque cada día es un comienzo nuevo, porque ésta es la hora y el mejor momento, porque tienes alas y puedes hacerlo, porque no estás solo y porque yo te quiero.

Mario Benedetti

P.D. las imágenes fueron extraídas de Internet. Los derechos le pertenecen a sus autores.

4 comentarios:

  1. Adios, mañana Dios dira...

    ResponderEliminar
  2. Por valles, montes, quebradas cholita cusqueña que estaras haciendo...
    Hermoza flor de la sierra gilgero andino flor de la pradera...

    ResponderEliminar
  3. gracias zhelliko...un saludo desde Perú...tierra de incas...espero ir a Mexico al otro año a conocer la majestuosidad de los aztekas...

    ResponderEliminar

Para facilidad de tu comentario sino cuentas con una cuenta gmail selecciona la opción anónimo y agrega tu nombre al final.gracias