Por: Juan Carlos Cuya Velarde

Por: Juan Carlos Cuya Velarde
muchas historias entretejidas...olvidadas...perdidas

Tras el silencioso recorrido del capullina...se van tejiendo y contando historias en secreto pecado.

Por: Juan Carlos Cuya Velarde


martes, 12 de enero de 2010

la razón, la consecuencia y el olvido...



durante una noche triste, la razón caminaba raudamente por un viejo pueblo. Al ver los aldeanos pasar a la razón por sus casas, no dudaban en invitarla a pasar a ellas, comprendian que la razón llegaba cargada de esperanzas, de nuevas metas, de sueños y sobretodo de razones.
La razón entro entonces a casa de la consecuencia y comenzaron una larga conversación que a lo cierto decia: consecuencia: hola razón te he invitado a que pases a mi casa porque deseo que fortalescaz mis ideas, quiero que le des una razón a mis dudas. sabes desde hace unos dias e decido partir de mi pueblo y llegue a este en busca de una vida mas segura. En el pueblo en que vivia existia el amor, sin embargo este amor me hizo mucho daño y a pesar de que era mi amor,
comprendi que era mejor alejarme de él y buscar otro pueblo en donde pudiera encontrar tranquilidad y seguridad para mi casa.

La razón le pregunto entonces: dime consecuencia, que te ha llevado a pensar ¿que el amor te hacia daño? La consecuencia respondio: lo que pasa es que el amor, me causaba dolor porque partia lejos por mucho tiempo y su ausencia hacia que la tristeza entrara a mi casa, el amor no estuvo presente en mis momentos de dolor y alegria, causandome mucha mas trizteza.

¡ah! dijo la razón, pero dime consecuencia, ¿el amor era malo en verdad? o es que acaso solo fallo a algunos momentos de tu vida.

La consecuencia: en verdad el amor cuando llegaba a mi casa, llenaba de alegria cada centimetro de ella, me colmaba de vida y me hacia sentir que era de él y que el era mio, pero luego al partir pasaba lo que te decia, por eso decidi partir.

La rázon entonces pregunto: dime consecuencia ¿y ahora que haras en este pueblo?. La consecuencia dijo que empezaria de nuevo, que buscaria una nueva vida, que trataria de olvidar a el amor y que buscaria a la felidad a su manera.
La razón contesto a la consecuencia: haces bien mi querida amiga, el amor no te convenia, es mejor que dejes ese amor y que comienzes de nuevo una nueva vida. sin embargo he visto que en este pueblo falta alguien a quien no haz invitado a tu casa y por quien yo, vengo recorriendo cada pueblo del mundo. ¿A quien te refieres razón? pregunto la consecuencia. A quien no
haz invitado y a quien yo busco durante años para poder conversar es al "olvido". Durante años he entrado a muchas casas, y siempre he dado razones para tomar una decisión, sin embargo muchas de las razones que he dado no han tenido acierto en el futuro. Lo ultimo que quiero preguntarte, es si tu, consecuencia, ¿haz podido olvidar al amor para emprender este camino?.
No contesto la consecuencia, he partido porque creo que es lo mejor para mi, he partido porque quiero darme una nueva oportunidad.

Muy bien dijo la razón a la consecuencia, tus razones son buenas, ahora debo de partir, porque tu consecuencia viviras por siempre pensando en lo triste que fue conocer el amor en aquel pueblo y no sabre decirte si el olvido algún dia entrara en tu corazón, mientras esperas que la razón se queda en tu casa por siempre.

Yo que soy la razón, sigo tratando de recordar donde quedo el olvido, el dia que decidi partir de mi amor en busca del olvido en casa de la consecuencia, hoy que por fin llegue a tu casa, he comprendido que el amor se perdio porque la consecuencia lo dejo y que el olvido no
llegara a la mia porque lamentablemente el amor se perdio contigo consecuencia y probablemente la razón no encuentre el olvido en la consecuencia.

del libro de fabulas de fenix

1 comentario:

  1. ojala algun dia la razón olvide que la consecuencia no es la razón del amor.

    ResponderEliminar

Para facilidad de tu comentario sino cuentas con una cuenta gmail selecciona la opción anónimo y agrega tu nombre al final.gracias